¿Por qué desaparecen los bancos chinos?

A+ A-

 


¿Por qué desaparecen los bancos chinos?

La crisis de las cajas de ahorros aterrorizó a los bancos estadounidenses durante años. A partir de mediados de la década de 1980, una mezcla de crecimiento agresivo de los préstamos, controles de riesgo deficientes y una recesión inmobiliaria contribuyó a la quiebra o consolidación de más de 1.000 pequeñas instituciones de crédito.

 Los bancos más pequeños de China sufren ahora muchos de los mismos males. Pero hasta hace poco, pocos se habían hundido o fusionado con otros.

Eso está empezando a cambiar. En la semana que terminó el 24 de junio, 40 bancos chinos desaparecieron al ser absorbidos por otros más grandes. Ni siquiera en el punto álgido de la crisis financiera desaparecieron prestamistas a tal velocidad.

Los reguladores chinos llevan años tramitando diversas reformas y consolidaciones. Desde 2019 se han hundido varios bancos de nivel medio. Poderosos gestores de inversiones y financieros estatales se han fundido. Pero son los bancos pequeños y rurales los que plantean el problema más complejo.

Unas 3.800 instituciones de este tipo salpican el campo chino. Tienen 55 billones de yuanes (7,5 billones de dólares) en activos -el 13% del total del sistema bancario- y llevan mucho tiempo mal gestionados, acumulando grandes cantidades de préstamos fallidos. Muchos han concedido préstamos a promotores inmobiliarios y gobiernos locales, exponiéndose así a la crisis inmobiliaria china. En los últimos años, algunos han revelado que el 40% de sus libros están formados por préstamos morosos.

¿Por qué desaparecen los bancos chinos?

Limpiar este desastre es una tarea extremadamente delicada. Muchos bancos se crearon para dar servicio a las pequeñas empresas, especialmente en las zonas más pobres de China. Los que están atascados con deudas tóxicas tienen dificultades para suministrar nuevos préstamos a las empresas, lo que puede perjudicar a las compañías vulnerables y al crecimiento económico local.

 

 Los pequeños bancos con peores resultados ya han amenazado la estabilidad social, principal preocupación de Xi Jinping, el líder chino. Un fraude a gran escala llevó a varios de ellos a congelar las retiradas de fondos en 2022, sacando a los depositantes a las calles de una capital de provincia. Pero la intervención estatal también es arriesgada. Los rumores de crisis, reestructuración o consolidación pueden provocar retiradas masivas de depósitos.

Una solución ha sido la recapitalización constante pero escasa. Los gobiernos locales están emitiendo bonos especiales, que utilizan para diversas cosas, incluido el rescate de los bancos. Aunque el año pasado sólo se destinaron 218.000 millones de yuanes a los bancos regionales, una cantidad equivalente al 1% de sus activos ponderados por riesgo, algunas provincias con problemas han repartido más. 

Entre diciembre de 2020 y mayo de este año, Liaoning, en el noreste de China, inyectó en sus bancos el 17% de los ingresos procedentes de bonos con fines especiales.

Liaoning también está en el centro de lo que ahora se ha convertido en la principal forma de China de tratar a los bancos pequeños y débiles: hacerlos desaparecer. De las 40 entidades que desaparecieron recientemente, 36 estaban en la provincia y fueron absorbidas por un nuevo prestamista, llamado Banco Comercial Rural de Liaoning, que se creó como receptáculo de los bancos malos. Desde su creación en septiembre, se han creado otras cinco instituciones para realizar una labor similar. Se esperan más.

La agencia de calificación S&P Global calcula que se tardará una década en completar el proyecto. Los partidarios afirman que los reguladores podrán vigilar más fácilmente a menos bancos grandes. Los críticos sostienen que es poco más que un juego de manos. Combinar docenas de bancos malos, dicen, sólo crea bancos más grandes y más malos.

Los reguladores apuestan por la consolidación porque carecen de mecanismos que permitan a los bancos quebrar y abandonar el mercado. Durante la crisis financiera, los legisladores estadounidenses aprobaron la Ley de Reforma, Recuperación y Ejecución de las Instituciones Financieras. 

Esta ley permitió vender los activos de los pequeños prestamistas y contribuyó a resolver la crisis de forma ordenada. China lleva años dándole vueltas a una ley semejante. 

En una sesión legislativa celebrada en Pekín en junio se propuso un proyecto de ley, denominado Ley de Estabilidad Financiera, pero se volvió a retrasar. Esta ineptitud es ya habitual en la política china. 

A medida que el crecimiento económico se ralentiza, los tecnócratas tendrán que hacer algo más que agitar una varita mágica ante los problemas del escalón más bajo del sistema bancario.

Infobae

NOTICIAS RELACIONADAS

INTERNACIONALES 1858638625039649644

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon
BLOG_CMT_createIframe('https://www.blogger.com/rpc_relay.html', '0');

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD







LAS MÁS LEÍDAS

Archivos

item