Nueva realidad y 49 días más de campaña: ¿cómo impactan el escenario electoral?

A+ A-
El escenario para los candidatos presidenciales Abinader, Gonzalo y Leonel ha cambiado, debido a que están concentrados en la lucha contra el coronavirus
La pandemia de la COVID-19 generó una realidad muy distinta a la que había en el país para las elecciones extraordinarias del 15 de marzo. Ahora todo es confusión, incertidumbre, miedo y preocupación por un futuro incierto especialmente en materia económica.
Para los aspirantes a la Presidencia, la pandemia agregó 49 días de campaña si finalmente las elecciones pueden hacerse el 5 de julio. ¿Cómo podría impactar la nueva realidad la competencia por la presidencia de la República?
El escenario anterior a la pandemia era adverso al PLD y el gobierno, por el hartazgo de la población, acusaciones de corrupción y la división por la salida de Leonel de Fernández cuyo peso se evidenció en la derrota de ese partido en las elecciones municipales.
Ahora esos temas salieron de la opinión pública y colocó al Estado en el centro de todo lo que ocurre en el país al generar una paralización casi total. 
La mejor muestra es el amplio programa de políticas sociales que implementa y según la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño, beneficia con 5 mil pesos adicionales a los más de 900 mil beneficiarios de la Tarjeta Solidaridad, incluyó 600 mil nuevos y evalúan un millón de nuevas solicitudes para integrarlos al programa.
Adicionalmente, el gobierno puso en marcha un paquete de medidas económicas y un fondo provisional de compensación para los empleados suspendidos de sus trabajos que otorga hasta 8 mil 500 pesos mientras dure la emergencia.
Desde el punto de vista del manejo de la crisis, el gobierno luce aceptable y la mayor crítica ha venido por no responder al llamado de unidad nacional para enfrentar la pandemia que han hecho diversos sectores. 
En el manejo de la COVID-19, el mayor cuestionamiento ha sido a la lentitud en la aplicación de las pruebas de diagnóstico y la dificultad para el acceso, así como la alta letalidad del virus en el país que roza el 5%, la mayor en Centroamérica y el lugar nueve en toda América Latina.
Políticamente, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) gana 49 días, por ahora, para mejorar su posicionamiento electoral para la candidatura presidencial que según las encuestas independientes tenía perdida si las elecciones se hubiesen celebrado el próximo 17 de mayo.
El problema del PLD ante la nueva situación podría radicar en su candidato presidencial, Gonzalo Castillo, que ha mostrado dificultades para plantear qué haría ante los problemas de la agenda país previo a la pandemia, ahora los problemas son más profundos, de naturaleza distinta y situaciones inéditas, lo que bien capitalizado por la oposición podría terminar perjudicando a Castillo ante el electorado por no poder convencer de que tiene la capacidad para manejar el país en crisis. 
Hasta ahora ha basado su campaña en las donaciones, pero ha evadido participar en espacios para plantear sus propuestas.
Abinader, dueño del escenario previo pandemia ¿y ahora?
El escenario anterior a la pandemia era favorable a Luis Abinader y el Partido Revolucionario Modero (PRM) para ganar las elecciones según todas las encuestas, pero ahora choca con tres situaciones nuevas: un escenario de crisis económica, tiempo adicional para las votaciones y una campaña para descalificarlo por parte del gobierno que hasta ahora no había tenido.
El PLD y el gobierno habían concentrado todos sus esfuerzos en anular a Leonel Fernández del escenario político, pero ahora el PLD enfiló cañones contra Abinader que lo descalifica para gerenciar la crisis. 
Hasta los donativos de Abinader son el blanco de ataques por el propio ministro de Salud, Rafael Sánchez Cárdenas, que se ha encargado de criticar un hospital provisional que donó el PRM en La Vega para enfrentar la COVID-19.
A la crisis Abinader ha respondido con donativos en lo que parece una competencia con el candidato oficialista de quien aporte más ante la crisis. 
Abinader también hace algunas críticas al gobierno, especialmente por no responder al llamado de unidad para enfrentar la pandemia. 
Su estrategia parece enfocada en mantenerse en un punto intermedio de propuestas y donaciones, una visión que le dio resultado antes del Covid-19, ante los ataques a muerte entre el PLD y Fernández. 
El mayor problema de Abinader estaría en si podrá convencer al electorado de que es la persona ideal para dirigir al país en los próximos cuatro años para salir de la crisis que recibirá.
Leonel, probado en gerencia de crisis
En el caso de Leonel Fernández, el giro que ha dado el escenario también lo beneficia, pues no solo gana tiempo para un posible repunte en la intención de votos, sino que la nueva realidad le otorga una gran ventaja frente a Gonzalo Castillo y Luis Abinader, pues el expresidente es un político experimentado que tiene como sus principales luces haber tomado el país en tiempos de crisis y gerenciado con éxito esas situaciones, como la que recibió en el 2004 y luego la crisis económica del 2008.
De hecho, el expresidente se ha adueñado del escenario de los medios de comunicación para explicar la situación y las posibles soluciones, no solo en el plano nacional sino internacional y de hecho, su sugerencia de que la crisis merece una respuesta global ha sido el discurso que ha primado en los líderes internacionales. 
En lo local, muchas de las sugerencias que ha hecho para políticas sociales han sido implementadas por el gobierno y lo propio en lo económico.
Fernández se ha distanciado de la estrategia de donaciones, aunque hace aportes es obvio su táctica política no tiene ese enfoque, tal vez su propio experiencia ha enseñado de lo imposible de competir con el Estado. 
Lo que si ha hecho Fernández es aprovechar los puntos débiles del gobierno para asumirlo como tema, como la falta de pruebas para detectar contagios y las dificultades de acceso.
 Igualmente, se ha colocado al lado de los excluidos de los programas de ayuda del gobierno y aboga por un monto mayor de hasta 15 mil pesos a los suspendidos de su trabajo que están en los programas y la inclusión de los que no se han beneficiado.
La desventaja de Fernández radica en la estructura partidaria y el apoyo económico que podría lograr para su proyecto político, pues compite con dos partidos (PLD y PRM) que en las elecciones municipales polarización el voto, aunque hay que reconocer que la gran apuesta del partido Fuerza del Pueblo y sus aliados es la candidatura presidencial. 
Fernández también luce atrapado en la estrategia de polarización del PRM y el PLD y las encuestas de ambos grupos lo colocan cada vez más disminuido en el tercer lugar. 
La respuesta del grupo del expresidente publica sus propias encuestas en las que aparece en segundo lugar, pero el reto del expresidente es hacer que la gente prefiera su experiencia para el manejo de la crisis, ante dos competidores que tienen que demostrar su competencia.

NOTICIAS RELACIONADAS

POLÍTICA 933793580812794007

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon
BLOG_CMT_createIframe('https://www.blogger.com/rpc_relay.html', '0');

LAS MÁS LEÍDAS

Archivos

item