Presidente Medina: “De mi papá aprendí la honestidad, el trabajo y la fe cristiana”

A+ A-
Dolor.- El presidente Danilo Medina dijo que aprendió de su padre, quien falleció la mañana del domingo y fue sepultado este lunes,  la honestidad, el trabajo y la fe cristiana. Sostuvo que las “Visitas sorpresa” surgieron porque con su progenitor, Juan Pablo Medina, pudo ver la necesidad de la gente del campo y el deseo de progresar.
Medina describió a su padre como un “guerrero”, quien  durante seis años luchó contra una enfermedad que se agravó en los últimos tiempos.
Previo a su intervención, el jefe de Estado agradeció a todos los que ante un gesto de solidaridad acudieron a la funeraria y al cementerio Cristo Redentor a acampañarlo como, al liderazgo político nacional, empresarios, adversarios, funcionarios del gobierno civiles y militares y es especial a los hombres y mujeres del Partido de la Liberación Dominicana -PLD-
A continuación las palabras del presidente Medina durante el sepelio de su padre, Juan Pablo Medina:

Mi papá fue un guerrero luchó decididamente contra la muerte, pero al final, no hay nadie que pueda vencer a la muerte, también cayó.
No me imaginé que iba a vivir tantos años, 101 es una cantidad enorme, pero como dicen mis hermanas, no importa 100; 200, nadie resiste la partida.
Mi papá luchó contra una enfermedad por muchos años, muchas gente decía que la peor era la edad, pero tuvo cerca de 6 años postrado, comenzó perdiendo la locomoción y luego perdió la voz y se mantuvo vivo, luchando, cada vez que los médicos me decían que ya no iba a resistir, vencía y se quedaba con nosotros porque él era el tronco de esta familia.
Yo recuerdo cuando murió mi mamá, siempre nos reuníamos todos en la casa de mi papá y yo pensé: ‘bueno, se murió mi mamá, probablemente ya la familia se va a desintegrar’ y no, seguimos igual, tal vez con mayor intensidad alrededor de papá.
Últimamente tuvo algunos problemas de salud que lo llevaron a un procedimiento que no resistió a pesar de que luchó decididamente para vencerlo también  y estuvo 38 días interno, la mayoría en la Unidad de Ciudades Intensivos de Hospiten tratando de reformarse a su enfermedad, pero ya no pudo más y yo quiero también extender desde aquí mis agradecimientos a lo médicos y enfermeras de Hospiten, que nunca había conocido un hospital con tan alto nivel del deber como médico, con tantas condiciones de seres humanos. 
El trato que recibió mi papá fue inigualable, si se murió se murió porque tenía que morir, no porque no hicieron el esfuerzo para salvarle la vida y quiero agradecer a todos los médicos y médicas porque casi todas eran mujeres, los que le dieron a mi padre en este tramo final de la vida.
Quiero decirle a mi familia que en medio del dolor deben sentir un fuerte orgullo por papá; papá fue un hombre íntegro, trabajador, humano, con una profunda fe cristiana, un hombre que amaba al ser humano (no importa si lo conocía o no), en su mesa siempre estuvo dispuesto a dar comida al que llegara a la casa.
Mi papá me inculcó valores que he seguido en toda mi vida, especialmente el valor del trabajo y del respeto a los demás. 
Ese hombre fue un hombre profundamente trabajador, tan trabajador que a veces abusaba de nosotros; yo creo que él entendía que era una máquina, que  se podía trabajar incluso sin comer porque así era él, salía a trabajar y no le importaba si había comida o no había comida para trabajar y trabajaba todo el tiempo y quiso que nosotros fuéramos iguales a él, pero eso era imposible, no era posible copiarlo y yo desde aquí le digo que  se vaya en paz, que su siembra ha dado los frutos que él esperaba, tiene hijas e hijos que han seguido su ejemplo.
Mi familia es una familia honesta,  íntegra y se lo debemos tanto a papá como a mamá, que no sé cuál de los dos era más radical en la defensa de la vida personal, de la dignidad, de la decencia, de la honestidad, de la entrega, gente sin ambición, gente que no quería nada que no fuera lo suyo; a papá le podía llegar lo que fuera y si no era de él, eso no existía. 
Era un hombre de entrega total, con él aprendía conocer las necesidades del campo dominicano, caminado por los campos del país conocí al campesino dominicano y hoy lo que son mis “Visitas sorpresa” salieron de lo que aprendí con papá. Yo sabía lo que necesitaban los campesinos para progresar, yo sabía que el hombre de campo era una persona honesta, comprometida, que lo único que querían eran oportunidades para producir, lo aprendí con él y si algo he hecho, creo que con la “Visita sorpresa” estoy honrando lo que aprendí de mi papá.
Yo creo que no hay razones, mis hermanos y mis hermanas para sentir tristeza porque hemos logrado reproducir lo que nuestro padre quiso que fuéramos. 
Lo que quiero pedirles es solamente que mantengan la unidad, no sé alrededor de quién de nosotros, pero de mi parte, nunca estarán solos, estaremos juntos, como hasta ahora lo hemos hecho. Cualquiera de ustedes puede ser exento de esta familia porque desgraciadamente ya no lo tendremos aquí, pero yo hasta cierto punto siento algún tipo de tranquilidad porque papá ya haya partido, no era posible ver a un hombre en las condiciones en que vivió los últimos años porque ya su vida no tenía calidad. 
Era un hombre sometido a cantidades de problemas de salud que ya no podía resistir y ahora que ya ha partido, doy gracias a Dios por el tiempo que lo tuvo con nosotros, doy gracias a Dios porque yo sé que lo tiene en sus senos porque un hombre de las cualidades de papá no tiene otro lugar que no sea la tierra prometida.
¡Descansa en paz papá, te amamos para siempre!
Muchas gracias a todos.

NOTICIAS RELACIONADAS

NACIONALES 1505619013520873067

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon
BLOG_CMT_createIframe('https://www.blogger.com/rpc_relay.html', '0');

LAS MÁS LEÍDAS

Archivos

item